jueves, 30 de julio de 2015

"Martín Fierro y el mito de los argentinos", de Carlos Astrada (1948)



“El hombre argentino, al asimilarse externamente los productos de la cultura europea, hace de éstos meros habitáculos que le dispensan de formarse conceptos del mundo y de la vida que sean fiel expresión de su peculiar modo de ser. Debido a esta situación en extremo anómala, nuestra comunidad ha recorrido las etapas ficticias de un progreso técnico y económico, que no era expresión de un interno crecimiento, de una expansión de la vitalidad argentina, sino aportes foráneos que caracterizan a la factoría, al hinterland colonizado de acuerdo a las exigencias y para satisfacer las necesidades de las metrópolis europeas. Correlativamente surgieron formas institucionales y políticas informadas por principios y doctrinas extrañas a nuestra idiosincrasia y a nuestra realidad histórica.
Desde hace más de medio siglo se inició, para nosotros, un proceso desconectado de las fuentes de la vida nacional, un proceso nuevo en nuestra historia de pueblo principalmente agrario y ganadero, el de la industrialización del país, emprendida sin plan ni método, y el correlativo de su tecnificación en diversos aspectos, y de un acusado incremento del capital extranjero, aplicado a explotaciones productivas. Paralelamente a este fenómeno y concomitante con él, el aluvión inmigratorio –brazos que contribuyeron, sin duda, al aumento de la riqueza argentina exportable- se asentó en las fértiles zonas de nuestro extenso litoral. Todos estos factores extraños rebasaron casi de golpe nuestra capacidad asimilatoria, ya herida en sus raíces, introduciendo un peligroso desequilibrio en nuestra estructura económica, étnica, social, política y espiritual. Esto hizo que nuestra cohesión social fuese más aparente que real, y que, como consecuencia de aquel aporte étnico, múltiple y heterogéneo, quedase superada y anulada la fuerza de coagulación de nuestro plasma racial, Éste sólo fue, así, sangre desperdigada a los cuatro vientos, sin el nexo de un ideal argentino, sin entronque con nuestro mito pampeano, sin un ethos aglutinante y unificador.”

Carlos Astrada, "Martín Fierro y el mito de los argentinos" en Tribuna de la Revolución. Buenos Aires, Ediciones Nueva Argentina, Centro Universitario Argentino, 1948, pp. 211-240.
Incluido en Metafísica de la pampa. Ed. de Guillermo David. Buenos Aires: Biblioteca Nacional, 2007.




No hay comentarios:

Publicar un comentario